Augusto Valenzuela
ASESORIA LABORAL EN MANOS CONFIABLES

DESREGULACION DE LAS CONDICIONES DE CONTRATACION DEL TRABAJO Y LA CONTRATACION ATIPICA

Lic. Augusto ValenzuelaHerrera

La norma laboral (concebida como un todo) juega un papel preponderante, toda vez que la misma debe ser utilizada como un elemento "conciliador" entre la interacción de la que denomino "trilogía laboral", la cual está representada por el sector productivo (capital y trabajo) y el ente fiscalizador del cumplimiento de lo normado (Estado).

En el último decenio del siglo XX, el fenómeno socioeconómico más importante que enfrenta el mundo actual es la globalización, la que es producto de los acontecimientos políticos-económicos mundiales acaecidos en los últimos años, lo cual habrá que analizar, absorber y enfrentar con una mentalidad renovada, tanto los que gobiernan, como las empresas, los trabajadores y las personas en general; dicho fenómeno implica, nuevas tecnologías, creación de mayores espacios económicos, aplicación de acuerdos de libre comercio y convenios regionales, entre otros; todo esto conlleva la liberalización de las fronteras y controles aduaneros, liberalización de procedimientos bancarios y libertad de acceso a esas zonas, todo lo cual tiene consecuencias importantes para el desarrollo económico de nuestros países, pero a la vez crea nuevos riesgos para el futuro y trae consigo consecuencias perjudiciales para pequeñas economías dependientes, principalmente las de países en desarrollo y de países en transición, si no asumen con propiedad el reto que dicho cambio representa.

 

TEORIA CLASICA DEL DERECHO LABORAL

Esta teoría concibe al derecho del trabajo como un derecho protector del trabajador y se asienta en el presupuesto de la desigualdad de las partes que confluyen en la relación laboral (empleador y trabajador). En efecto, esta finalidad tuitiva fue la que posibilitó la separación del derecho laboral del derecho civil, surgiendo el primero como una rama autónoma. El derecho civil parte del dogma de la autonomía de la voluntad de las partes mientras que el derecho laboral presupone, una desigualdad en el poder negocial de las partes. En virtud de ello se erigen como pilares de esta materia el principio protector, el principio de continuidad del vínculo laboral y el principio de irrenunciabilidad de derechos, sin perjuicio de existir otros postulados fundamentales.  Otro rasgo particular de la materia es la existencia de sujetos colectivos (sindicatos y demás asociaciones gremiales) cuya finalidad es lograr un mayor poder de negociación a fin de satisfacer intereses también colectivos.

 

Esta concepción social pondera una valoración de lo social sobre lo económico, y en general se mantuvo así hasta los años ochenta, pero a finales de esta década, aparece una tendencia a introducir medidas de flexibilización en la legislación.

 

CONTRA TEORIA DEL DERECHO LABORAL:

Esta teoría parte de una crítica desde el punto de vista económico al proteccionismo laboral, sosteniendo que el exceso de protección y rigidez del derecho laboral produce un efecto inverso al deseado, generando desempleo y falta de inversión. Se busca entonces adaptar o eliminar la protección laboral clásica para aumentar el empleo, la inversión y la competitividad internacional. Aparecen en el marco de esta teoría los conceptos de flexibilidad y desregulación  que plantean arduos problemas técnico-jurídicos en virtud de que atentan contra los principios laborales.

 

Concepto de Flexibilización

La real academia española nos dice que “flexibilización es hacer flexible una cosa. Darle flexibilidad.

 

Trasladado el concepto al ámbito del Derecho del Trabajo, flexibilidad en un sentido amplio no será sino su adaptación a las nuevas realidades existentes.

 

Desde un punto de vista económico neoliberal, dada la vinculación del Derecho del Trabajo con la economía y los modelos económicos en particular, la flexibilidad sería la exigencia impuesta por los sostenedores de la llamada economía del libre mercado para que el legislador laboral adapte las normas del derecho del trabajo a las particularidades de tal modelo. En este sentido flexibilizar el mercado de trabajo para la doctrina neoliberal es eliminar las rigideces en la economía provocadas por normas  laborales proteccionistas del trabajador, para lo cual propugnan la reducción drástica de tales normas o la desaparición misma de los Derechos Laborales.

 

En ese sentido se ha definido a la flexibilización como la capacidad de adaptar el Derecho Laboral a las nuevas circunstancias en que se presenta el modo de producción y suele ligarse a la crisis económica y a los cambios tecnológicos.

 

DESREGULACIÓN

La desregulación se define como la eliminación de las intervenciones normativas externas y el retorno a la regulación del mercado de trabajo por la autonomía individual es decir, derogadas las normas legales dictadas por el estado que son proteccionistas o tutelares de los trabajadores y dejar en adelante que sean las partes de la relación laboral las que se encarguen de la tarea reguladora, con el objetivo de hacer más simple el proceso productivo y la relación laboral.

 

Se han conceptualizado dos formas de desregulación:

 

a)   Desregulación radical: que consiste en la eliminación o drástica reducción de los niveles de protección legal lo que viene a significar un retroceso a la regulación económica del mercado y a la autonomía individual en detrimento de la protección otorgada por la ley y a la autonomía colectiva que quedarán excluidas como fuentes normativas de la relación laboral.

b)  Desregulación atenuada: que consiste en la pérdida o eliminación de los mínimos legales en la relación individual, contraponiendo en forma de compensación la revitalización y reforzamiento de las instituciones del Derecho Colectivo de Trabajo, es decir, propone dejar a la autonomía colectiva la fijación de las condiciones de trabajo.

 

La desregulación persigue la eliminación de las reglas protectoras en tanto la flexibilidad solo propone su revisión.

 

FINES DE LA FLEXIBILIZACIÓN DEL DERECHO DEL TRABAJO   

a)   La desregulación de la legislación laboral por ser muy rígida.

b)  La eliminación de las cargas laborales por ser gravosas

c)   Que el derecho de trabajo no limite la libertad de contratación

d)  El cuestionamiento del papel tuitivo del Estado.

e)   La adaptación a la nueva tecnología

f)    El control del crecimiento del fenómeno atípico de contratación

g)   Que las normas laborales protectoras se conviertan en reguladoras y en herramientas de desarrollo.

 

TIPOS DE FLEXIBILIZACIÓN LABORAL

 

a)   flexibilidad salarial, que consiste en varios mecanismos que sirven para modificar los salarios de los trabajadores ya sea disminuyéndolos o aumentándolos, permitiendo realizar aumentos de salario con base en lo que produce cada trabajador y de acuerdo con la jornada de trabajo lo que significa el pago por producto, la ausencia de horas extras o de otros tipos de pago como aguinaldo, vacaciones, asuetos y feriados.

b)  Flexibilidad en la duración del trabajo, consistente en la posibilidad de adaptar las jornadas de trabajo a los períodos de alta y baja productividad de la empresa, que se traducen en la reducción de la jornada de trabajo, la reorganización del tiempo de trabajo, el contrato a tiempo parcial y la disminución de los días de trabajo manteniéndose la misma cantidad de horas semanales.

 

La tendencia flexibilizadora considera que constituyen rigideces de la legislación la imposibilidad de trabajar por encima del tope máximo de horas extraordinarias, las prohibiciones o limitaciones relativas al trabajo nocturno, en días feriados y domingos.

 

c)   Flexibilidad organizacional o funcional, que conlleva la posibilidad de los empresarios de utilizar a sus trabajadores y trabajadoras donde sea necesario, cuando y como requieran, sin limitaciones, lo que permitiría:

a.    Trasladar a los trabajadores a diferentes puestos y departamentos.

b.   Cambiar la clasificación del puesto para que cada trabajador pueda realizar diferentes tareas en el proceso productivo (polifuncionalidad).

c.    Permite al empresario acomodar la jornada laboral a sus necesidades de producción, es decir, le permite flexibilizar la duración del trabajo y los horarios.

d)  Flexibilidad en la negociación colectiva, la cual pretende en algunos casos eliminarla y en otros debilitar la negociación colectiva, suspenderla o adaptarla a las necesidades de la producción.

e)   Flexibilidad unilateral, que consiste en la posibilidad de los empresarios de tomar las decisiones unilateralmente sin tomar en cuenta la participación de los sindicatos.

f)    Flexibilidad con concertación, es aquella en la que se llega a acuerdo sindicato-empresa, que en algunos casos pueden ser beneficios para los trabajadores.

 

Dentro del proceso de globalización se han ido dando varias formas de empleo y situaciones laborales atípicas que han sido el resultado tanto de la flexibilización del mercado laboral como de su desregulación. En este último caso, lo que surge es un empleo en que el trabajador se encuentra más vulnerable frente a las cambiantes condiciones del mercado, y que tiene efectos negativos para los trabajadores.

 

La vulnerabilidad mencionada se encuentra en el contrato atípico, es decir, al de un empleo que no corresponde al de la relación laboral clásica que se caracteriza por ser una actividad a tiempo completo, para un solo empleador (el que era claramente identificable), durante un tiempo indefinido, realizado en el lugar donde funciona la empresa y protegido por la legislación laboral y la seguridad social.

La globalización económica y sus consecuencias como la flexibilización y desregulación de las relaciones laborales, nos lleva a pensar que  es indispensable una nueva filosofía de la relaciones laborales, que sustituya la antigua cultura de la confrontación ideológica y de las posiciones antagónicas, por la filosofía de la concertación, la búsqueda de consensos e identificación de objetivos comunes. Hay que sustituir el antigüo esquema por un nuevo patrón de conducta laboral, por uno que responda a las necesidades actuales y que sobre la base del entendimiento mutuo, satisfaga las expectativas de todos los ejes de la producción, utilizando mecanismos de entendimiento tales como el diálogo y la concertación social.

         La nueva fórmula para concebir las relaciones laborales, debe apoyarse fundamentalmente en el mecanismo de la consulta bipartita, es decir, en el intercambio directo entre los agentes del sector productivo, con el objeto de manejar en mejor forma las diferencias de opinión, intercambiar experiencia e información, clarificar conflictos laborales y arribar a propuestas conjuntas de beneficio para ambos sectores.

         En consecuencia, estimamos que el fin del milenio marca necesariamente una nueva era en el ámbito de las relaciones laborales no sólo en nuestro país, sino en toda Latinoamérica, y es ésta nuestra oportunidad para establecer las bases de un nuevo sistema de comunicación con el sector productivo, acorde con las nuevas necesidades de la producción y con las exigencias de un nuevo mundo económicamente independiente, dando un paso seguro a la modernización económica, social y cultural, para competir con mejores herramientas.

Creemos entonces que debemos afrontar el proceso de la globalización ya que es una realidad que no podemos ignorar y convertirnos en verdaderos actores propositivos y no en simples críticos que a nada llevará a nuestro país; por lo tanto busquemos convivir con las nuevas formas de producción que hoy se presentan en los diferentes países, siempre y cuando no se vulneren los derechos de los trabajadores y propugnar porque se dé la confianza política y legal para que se promueva más inversión en Guatemala y como consecuencia la creación de nuevas fuentes de empleo ya que el índice de desempleo es muy grande.

 

© 2014 Augusto Valenzuela

69153